Conclusiones del 1er Encuentro de Periódicos Católicos

PRIMER ENCUENTRO NACIONAL DE PERIÓDICOS CATÓLICOS

"LA IDENTIDAD DE LA PRENSA CATÓLICA"

México 16 de agosto, 2011/CEPCOM. Con la presencia de 38 de los aproximadamente 70 periódicos diocesanos que circulan en el país, se celebró, en la Casa Lago, sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el Primer Encuentro Nacional de Periódicos Católicos, del 19 al 22 de julio de 2011.

El objetivo principal del Encuentro fue conocer las experiencias, los retos, las necesidades y los alcances que ya tiene, en la actualidad, la prensa católica en México, especialmente, los periódicos diocesanos, para definir una agenda común que beneficie, directamente, a los fieles y a los lectores en general.

De ahí que el tema central del Encuentro fuera el de la identidad de la prensa católica: cuáles son las semejanzas que enriquece y cuáles la diferencias que se deben asumir para tener una influencia más notoria, desde el Evangelio, entre los fieles y los lectores.  Para encontrar la esencia del periódico católico, la organización del acontecimiento, primero en su orden en el Nuevo Milenio, los asistentes escucharon una serie de conferencias y se dividieron en grupos de trabajo y éstas fueron las conclusiones generales de los mismos:

Hacia la unidad

Los participantes del Encuentro vieron como un área de oportunidad la unificación de criterios y de modos de operación entre los periódicos diocesanos.  Para ello, plantearon la cuestión de crear una hemeroteca, una página electrónica, criterios avalados por la CEPCOM para poder circular y el involucramiento con las iniciativas de congregaciones y de laicos.  El poder de la prensa católica no es el poder de los medios seculares, sino el anuncio del Evangelio.  Las armas de ese poder son Cristo mismo y el Magisterio de la Iglesia sobre todo en lo que respecta a la promoción de la dignidad de la persona.

Una buena contribución

La prensa católica no parte de cero.  Casi un millón de ejemplares se tiran cada mes en el país.  Es una fuerza subestimada.  Sobre todo por su singularidad: la de informar de la vida íntima de la Iglesia, al tiempo que forma a los ciudadanos en valores del Evangelio.  El tema principal es la defensa de la vida, de la familia y de la libertad de educar de los padres, mismos que han sido defendidos con vehemencia por los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI.  Por lo tanto, es una contribución fundamental al mundo de hoy, no generar contenidos-basura, sino ser una voz que defiende los valores y la dignidad de la persona.  Sobre todo, la prensa católica se autodefina como difusora de la cultura de la vida, espacio en el que, raramente, influyen los medios seculares o comerciales.

Elementos suficientes

Para lograr la unión interna de los periódicos católicos se debe construir, entre otras cosas, una red de periódicos católicos pero, también, un periódico católico único en el país, que sea alimentado por la red. Constituir un código de ética del periodista católico, una agenda de temas nacionales y una oración común, que ilumine los trabajos de la prensa diocesana.  Hay elementos ya elaborados como para poder pensar en que, mediante bancos de datos, de imágenes, un libro de estilo y un centro de capacitación, la unificación de la experiencia católica de periodismo en el país puede llegar a ser una fuerza de anuncio del Evangelio muy significativa en la vida de la Iglesia (y de México).  La propuesta de una página electrónica de los periódicos católicos de México haría más expedita la unificación de los periódicos diocesanos.

Desafíos y retos

Los participantes identificaron el primer desafío en la profesionalización de los periódicos católicos del país.  Asumir una voz más profética e incorporar contenidos de excelencia no solamente religiosa sino, también, cultural.  El periódico católico tiene el reto de moldear la conciencia de las personas hacia el bien común y la posibilidad de convertirse en un actor determinante en el diálogo público, en la vida de la sociedad.  En general, se reconoce que el periódico católico enfrenta el reto de encontrar más lectores, subrayar la unidad dentro de la Iglesia, convencer a los alejados de la riqueza de la vida de la Iglesia y hacer un frente común en la batalla cultural que libramos en el mundo moderno.

Hacia una colaboración efectiva

El tenor de los ocho grupos de trabajo es que se ha laborado bien, pero, de forma aislada.  En gran cantidad de ocasiones, se ha perdido la oportunidad de relanzar estrategias de diseño, difusión, distribución, diagramación, contenido y pertinencia, al encontrarse cada uno de los medios inmerso en su propia realidad diocesana.  Se trataría de fundar los mecanismos de un trabajo en común que fortalezca a los medios diocesanos y a la identidad del periódico católico.  Para ello, es necesaria una publicación nacional, una página web, un congreso anual y el uso de las redes sociales.  La CEPCOM puede actuar como aval de estas iniciativas y como motor de unificación, colaboración, capacitación, certificación y profesionalización de los periódicos diocesanos de México.

No estamos solos, hay mucha gente que esta colaborando y lo mas importante el Señor esta con nosotros. Anunciemos la verdad con caridad, firme y a tiempo. La Iglesia tiene, en la prensa católica, una voz para formar e informar al pueblo de Dios, como Discípulos misioneros constructores de la paz y defensores de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *